Junto a la diseñadora e investigadora Ninela Ivanova, el fabricante de muebles británico, Sebastián Cox, ha creado un laboratorio de biofactura donde utiliza la notable y antigua relación material entre la madera y el micelio (hongo) para cultivar muebles contemporáneos. Los resultados de este experimento llamado ”Micelios + Madera” son exhibidos por primera vez en el marco del Festival de Diseño de Londres 2017 (16 al 24 de septiembre)

Aunque el micelio, que se forma a partir de la parte vegetativa de un hongo, se ha utilizado recientemente en diversos experimentos de arquitectura y diseño, incluyendo una cubierta biodegradable y un vestido de piezas modulares, en esta ocasión ambos diseñadores se han unido para investigar el potencial del material en el diseño de muebles comerciales. Así, su proyecto, cuenta con una serie de simples taburetes y lámparas diseñados para adaptarse a cualquier interior doméstico.

“Lo que realmente nos motiva es sacar este material de la fase conceptual y ponerlo en los hogares de las personas, sin importar que estos productos sean, literalmente, un hongo. Los hongos y la madera tienen una relación natural en el bosque, así que veremos cómo podemos explotarla fuera de ese hábitat.” dijo Ninela Ivanova.

Tanto los taburetes como las lámparas fueron creados combinando el micelio con madera de sauce de desecho del propio bosque de Cox. El sauce se cortó en rodajas para crear tiras delgadas, que se tejieron para crear moldes individuales. Dentro de estos moldes, los diseñadores agregaron un tipo de hongo llamado fomes fomentarius, el cual fue cultivado usando más tiras de madera como alimento.

Ninela Ivanova y Sebastián Cox en su laboratorio de biofactura