El sentido del olfato es quizás el más penetrante de todos los sentidos, pero también es uno de los menos comprendidos y menos explotados en el campo del Diseño de Interfaz de Usuario. Por esto, la investigadora del MIT Media Lab, Judith Amores ha desarrollado Essence (esencia), el primer collar computacional olfativo que puede ser controlado remotamente a través de un smartphone y puede variar la intensidad y frecuencia del olor liberado basado en datos biométricos o contextuales de su usuario.

”Una cantidad considerable de esfuerzo en HCI (Human Computer Interaction) se ha dirigido a hacer la experiencia del usuario más transparente, natural e integrada en nuestra vida física. Al diseñar interfaces de usuario, buscamos crear herramientas que permitan al usuario realizar ciertas tareas con un mínimo esfuerzo, tiempo y dificultad. Al evaluar estas herramientas, tomamos en cuenta la percepción de los individuos del sistema, tales como utilidad, facilidad de uso y eficiencia. Sin embargo, tendemos a considerar al usuario como una mente pensante consciente. En realidad, mucha de nuestra percepción del medio ambiente y de nuestro comportamiento es inconsciente y no implica pensamiento racional deliberado.” dice la estudiante de Doctorado y asistente de investigación en interfaces de fluidos, Judith Amores.

”Percibimos el mundo indirectamente procesando e interpretando los datos crudos de nuestros sentidos y nuestros pensamientos y comportamiento son frecuentemente sesgados por nuestros sentidos. Entre los llamados “cinco sentidos”, la percepción olfativa ocupa una posición excepcional en el procesamiento neurológico de los estímulos sensoriales.

El bulbo olfatorio tiene conexiones directas con las dos áreas cerebrales que controlan las emociones y los recuerdos: la amígdala y el hipocampo. Curiosamente, el sentido del sonido, la vista y el tacto no pasan a través de estas áreas cerebrales, son enrutados a través del tálamo, que es la razón por la que el sonido, la vista y el tacto interrumpen el sueño. Esto hace que el olor sea una modalidad especialmente interesante para usar en la interacción hombre-máquina durante el sueño, así como en los estados de la vigilia porque es procesado por el cerebro pero no interrumpe los procesos cerebrales en curso tan fácilmente.

El olor tiene un poder oculto en nuestro comportamiento y en el inconsciente. Las emociones positivas y negativas no sólo se trasladan entre los individuos a través de la mímica de la visión y la audición, sino también a través del olfato. Otros estudios muestran que el estrés y la ansiedad pueden reducirse con el uso de aceites esenciales. Hallazgos recientes encontraron que una sola noche de acondicionamiento olfativo durante el sueño, redujo significativamente el comportamiento de fumar cigarrillos en estado de vigilia y persistió durante varios días. Esos estudios funcionales continúan en el ámbito de los laboratorios de investigación. El objetivo principal de ”Essence” era fabricar una tecnología que la gente pudiera utilizar en su vida cotidiana, sin necesidad de asistencia médica ni dispositivos pesados. En nuestro trabajo describimos el diseño e implementación del prototipo y describimos aplicaciones potenciales para HCI.

essence-mit-media-lab-judith-amores-dis-up (4)

Mientras que el olor ha sido ampliamente explorado en Psicología, Neurociencia, Química y Arte, el sistema olfativo ha sido menos apreciado en el mundo de las tecnologías personales. Los dispositivos personales portátiles que promueven el bienestar, como estimuladores del sueño, usan sobre todo el estímulo visual, auditivo y el háptico. La comunidad de investigación HCI ha examinado anteriormente algunos de los desafíos y posibilidades de la tecnología basada en el olfato. La investigación más reciente de HCI y los esfuerzos de desarrollo de productos se han centrado en permitir que el olor se convierta en parte de las comunicaciones digitales. La mayoría de los sistemas usan los aromas de los estantes en sus prototipos, concentrando los esfuerzos de investigación en el propio dispositivo.” concluye Judith Amores.

”Essence” es un wearable olfativo que fue diseñado para ser ligera, de moda y lo suficientemente cómodo para que la gente lo use en la vida cotidiana. Las principales aportaciones que se diferencian del trabajo anterior son el diseño de un collar olfativo de moda que está controlado inalámbricamente y que se puede utilizar en situaciones de la vida cotidiana, así como el control automatizado de ese dispositivo basado en datos contextuales y fisiológicos del usuario . También se propone un conjunto de aplicaciones novedosas para este tipo de tecnología que hacen uso de información biométrica y contextual para intervenir con olores en instancias particulares.