A medida que las capas de redes y la información digital abarcan el espacio urbano, surgen nuevos enfoques para el estudio del entorno construido. La forma en que describimos y entendemos las ciudades se está transformando radicalmente, al igual que las herramientas que utilizamos para diseñarlas. La misión del Senseable City Lab -una iniciativa de investigación del Instituto Tecnológico de Massachusetts liderada por el arquitecto italiano Carlo Ratti– es anticipar estos cambios y estudiarlos desde un punto de vista crítico. Con este enfoque, el MIT y el AMS -el Instituto de Amsterdam para Soluciones Metropolitanas Avanzadas- busca diseñar y probar la primera flota mundial de embarcaciones autónomas en los canales de Amsterdam.

Bautizado como ”Roboat”, el proyecto investiga cómo las vías fluviales urbanas se pueden utilizar para mejorar la función y la calidad de vida de una ciudad, monitorear el medioambiente, proporcionar transporte y habilitar puentes autoensamblables y otras infraestructuras urbanas.

Cada unidad ”Roboat” puede utilizarse para transportar mercancías, personas y para crear infraestructuras flotantes temporales en cuestión de horas, como puentes de autoensamblables y escenarios de conciertos. Los Roboats también pueden monitorear las aguas de la ciudad utilizando nuevos sensores ambientales que proporcionan información vital sobre la salud urbana y humana.

”Con más de 1.000 kilómetros de canales, 1.500 puentes y un enfoque de larga data en la innovación urbana, la ciudad de Amsterdam es un lugar ideal para probar nuevas soluciones de movilidad basadas en agua. Los hallazgos de Roboat proporcionarán información para muchas ciudades costeras; también contribuirán al creciente campo de la movilidad autónoma, a medida que se mueve de las carreteras a las vías fluviales.” dijo el investigador del MIT, Carlo Ratti.

Se espera que los primeros prototipos de embarcaciones autónomas se prueben en Ámsterdam en 2018. La fase inicial del proyecto durará cinco años y los investigadores anticipan que los resultados de los proyectos Roboat podrían convertirse en una referencia para otras áreas urbanas en todo el mundo y una fuente de iniciativas empresariales internacionales y nuevas empresas en las que la autonomía entra en el mundo marino.