El Gobierno Regional de Aysén, en la Patagonia chilena, encargó a Tirado Arquitectos el diseño de este Museo emplazado al interior de una granja donde los colonos se establecieron en torno a la cría de ovejas, a principios del siglo XX. Ese primer asentamiento dio origen a la ciudad de Cohaique, actual capital de la Región de Aysén y la puerta de entrada a algunas de las zonas más remotas del sur de Chile.

La primera etapa del proyecto se centró en restaurar las condiciones del lugar mediante la eliminación de ampliaciones incongruentes y el restablecimiento del plan histórico, con edificios dispuestos a ambos lados de un antiguo camino.

El rol histórico del emplazamiento y la presencia de edificios originales, significó que un foco importante del proyecto fuera la preservación y la reutilización de estas estructuras simples de madera y piedra. El estudio con base en Santiago, la capital de Chile, también buscó asegurar que las nuevas intervenciones estuvieran en sintonía con la jerarquía existente de las estructuras construidas en la granja de 2,6 hectáreas, así como su relación con el entorno natural. De este modo, la línea de cubierta del nuevo volumen -diseñado para albergar el espacio de exposición más grande del museo- hace referencia a los edificios históricos existentes y crea una secuencia de espacios internos con techos inclinados que comprimen y liberan espacio de aire según su desarrollo.

El volumen revestido de madera descansa sobre un zócalo de hormigón continuo y está envuelto en listones de lenga, una madera nativa de la Patagonia chilena y que gradualmente envejecerá para ayudar a que el edificio se mezcle con la naturaleza circundante. La misma madera se utiliza para crear una superficie de suelo consistente en todo el interior del edificio, que se organiza como una secuencia lineal de habitaciones interconectadas con paredes y techos blancos uniformes.

Las diferentes habitaciones tienen una calidad única gracias a las formas de techo dramáticamente diferentes. El tono variable de los techos determina el carácter de los diferentes espacios de exposición, que están unidos por un área de recepción y un auditorio. Las superficies de vidrio proporcionan una conexión visual con los patios adyacentes, a la vez que permiten que la luz del día inunde los espacios de exposición.

axonométrica explotada