En el contexto de la Semana de la Madera 2017, la Corporación Chilena de la Madera (CORMA) reveló el proyecto ganador del Concurso para Estudiantes de Arquitectura ”Madera en la ciudad: Intervenciones urbanas detonantes”. El reconocimiento fue para ”Nexo Urbano”, un anteproyecto liderado por los estudiantes Ayami Nakamura, Tamara Díaz y Santiago Contreras de la Universidad de Santiago de Chile (USACH) que mejora las condiciones de accesibilidad universal para los habitantes de Coquimbo, una localidad costera ubicada al norte de Chile.

La Parte Alta de Coquimbo es una zona ubicada en un eje longitudinal en donde la topografía revela su pronunciada pendiente hacia el cerro ”El Vigía”. Este sector cuenta sólo con sistemas de escaleras como conexión transversal, impidiendo a gran parte de la población adulto mayor y discapacitados tener un tránsito fluido hacia la parte baja, en la cual se encuentra el casco histórico de la ciudad y sus equipamientos básicos de comercio y servicios. En estas exclusivas conexiones transversales, se han generado también una serie de sucesos delictuales, debido a que la zona se caracteriza por carecer de espacios públicos seguros y de luminaria de calidad.

Ante esta problemática se propone generar una conexión vertical y directa entre el sector Parte Alta y el centro histórico de la ciudad, mediante ascensores urbanos (tomando como referencia el caso del icónico ascensor Polanco de Valparaíso) dispuestos en los ejes horizontales inconexos, rehabilitando un contexto socialmente vulnerable y descuidado, optimizando el acceso y la calidad del espacio público urbano, para así lograr un equilibrio social mediante un equilibrio urbano.

”Nexo Urbano” se compone de un total de 4 torres, construidas en madera y diseñadas de forma modular y sencilla, con elementos pre-dimensionados y fáciles de encontrar en el mercado local con el fin de garantizar un consiente uso del material, sin que existan pérdidas importantes al momento de su ejecución en obra. Cada torre posee un ascensor cuya dimensión permite el acceso tanto de sillas de ruedas como de camillas. A modo secundario, las torres cuentan con escaleras de emergencia, para velar por un tránsito expedito en caso de evacuación.

”El anteproyecto pretende rescatar el oficio y la técnica de la construcción en madera amoldada a las técnicas constructivas actuales, para así generar un resalte entre las grandes y contemporáneas ”masas de hormigón”, carentes de un significado que no sea mercantilista, que hoy en día han invadido tanto el sector del borde costero de la zona, como muchos puntos de nuestro país en este último tiempo. La madera, material noble y abundante en nuestro territorio, es capaz de resistir grandes cargas a la compresión y además presenta una excelente resistencia a la temperatura, haciendo muy eficiente sus resultantes constructivos.” dijeron los estudiantes de Arquitectura.

Coquimbo ocupa el tercer lugar en la producción de cobre por parte de la pequeña minería, además, el cobre es un material noble, no se oxida, no se degrada, es reciclable y la relación calidad precio es óptima, esto hace del cobre un excelente material de construcción y es por eso que se decide utilizar una cubierta de cobre electrolítico emballetado, cuyo carácter estético podrá ser apreciado desde las zonas más altas de Coquimbo.

Esta versión 2017 del concurso de arquitectura Corma constituye la XII Versión del Concurso y está orientada a visualizar nuestras ciudades y las oportunidades de intervención que mejoren la calidad de vida de sus ciudadanos, a través un anteproyecto materializado en madera.