En un barrio de Lambeth, al sur de Londres, Nimtim Architects atendió el encargo de un cliente interesado en crear una nueva ampliación en planta baja para una casa adosada de mediados del siglo XX. La extensión tuvo que resolver una serie de problemas existentes en la casa original, incluyendo las condiciones del terreno extremadamente inestables, poca relación con el jardín y vistas no deseadas hacia y desde los vecinos.

El jardín de la casa es generoso y hermoso y es la parte más importante de la propiedad para el cliente. La intención del proyecto bautizado como ”Una casa y un jardín” era conectar verdaderamente la casa con el jardín visual, material y espacialmente. Uno de los movimientos clave fue introducir un cambio de nivel interior; esto ayudó a conectar con el nivel del jardín, pero también introdujo un nuevo momento de drama que permite a los ocupantes observar todo el jardín cuando ingresan a la sala de estar.

El proyecto de ampliación incluye una extensión trasera y una lateral y estas que están atadas al garaje existente renovado para que se lea como una sola construcción que envuelve la casa original. Las paredes externas de la extensión están acabadas en un color rosa pálido, texturizado relacionado, pero también conscientemente diferente al acabado de la casa existente.

Dentro del nuevo espacio habitable que abarca las estructuras existentes y nuevas, las grandes puertas pivotantes acristaladas enmarcan el jardín y permiten que el espacio se abra hacia el exterior en verano. A un lado del espacio, un gran ventanal que da al jardín está enmarcado por parteluces de madera profundos que brindan privacidad y reducen las vistas de los vecinos, definiendo un área más privada y reflectante dentro del espacio principal. Un tragaluz con ranura sobre la cocina y un techo acristalado hacia la extensión lateral inundan el nuevo espacio con luz natural.

“La situación existente en la parte trasera de la casa era bastante terrible, con malas vistas desde varios lados y un movimiento crónico en el terreno alrededor de la casa. La adición tenía que resolver todos estos problemas, pero también queríamos que se sintiera como una respuesta natural a la casa y su contexto, como si siempre hubiera estado allí”. dijo Nimtim Architects.

Internamente, los materiales son naturales y terrosos, conectando de nuevo al jardín; las paredes usan una versión texturizada más fina del acabado externo. La estructura de madera expuesta del techo hace eco en las persianas de madera que se proyectan hacia el jardín. El pavimento de ladrillos de arcilla favorecen la continuidad entre exterior e interior.

La madera contrachapada finlandesa cubierta con una superficie translúcida blanca se utiliza para los gabinetes de la cocina. Se eligió un mármol italiano con vetas de óxido que atraviesan un fondo gris/blanco para las encimeras de la cocina y la isla recogiendo los tonos terrosos de las paredes y los suelos.