Crear un espacio de oficina luminoso, cuidadoso con la calidad del espacio y de las soluciones técnicas y que el mismo tiempo ofrezca espacios de recreación para sus usuarios, fue el objetivo de la empresa de Arquitectura e Ingeniería, Sabrab, al momento de diseñar el interior de su nueva sede en un edificio de oficinas ubicado en Lisboa, Portugal. El espacio original era segmentado, con varias áreas de trabajo y  una luz escasa que mantenía espacios muy oscuros. Por esto, la primera operación fue liberar la planta de todas las particiones para dejar entrar la luz y apreciar un espacio abierto.

Una vez liberado el espacio, el segundo paso fue evidente para los arquitectos: mantener la luz y sensación de aire conteniendo los espacios privados (sala de reunión y dos despachos) a partir de paneles de vidrio creando una relación de continuidad entre todos los recintos que miran a una de las avenidas más bellas de Lisboa. En un área de 108 m2, se crearon varias áreas que satisfacen las necesidades de la empresa, dos oficinas, sala de reuniones y espacio abierto con un área de trabajo colectivo y una sala técnica y de Impresión.

Para romper la forma cuadrada y regular del plano de la oficina, aparecen formas geométricas desiguales que definen la sala de reuniones y las dos salas de trabajo en el diseño, concretamente en la creación de recintos cerrados.

Al ser una empresa basada en la creatividad y el desarrollo de nuevas ideas, basada en el intercambio de conocimiento de sus empleados y en busca de nuevas soluciones, se pensó que un área de juego podía proporcionar un ambiente relajado que estimulara la creatividad. De este modo se dispuso una mesa de billar que permite la posibilidad de convertirse en una mesa de trabajo de mayor tamaño.

La simplicidad del diseño con la aplicación de un solo elemento interior vertical, el vidrio, también condujo a ideas de concepto simple para la aplicación de revestimientos de pisos y techos. Así, se hizo una distinción en el diseño de revestimientos de piso entre áreas de trabajo cerradas, salas de trabajo y salas de reuniones, y el área de espacio abierto. En las zonas cerradas, se aplicó un mármol con manchas irregulares de tono gris, de la cantera de mármol de Estremoz en la región de Alentejo de Portugal, y al resto de la oficina un piso continuo en microconcreto de color gris.

secuencia de intervención