Preocupadas por las limitaciones motrices de personas afectadas por epidermólisis bulosa, amputaciones o artritis, las estudiantes chilenas, Bárbara López, Camila Vivallo e Ignacia Calaf , diseñaron Oliber, una sencilla y lúdica órtesis de bajo costo que busca mejorar la autonomía de personas con manos atrofiadas. ”Oliber” surgió como un proyecto de titulación alternativo de las Escuelas de Diseño e Ingeniería de la Universidad del Desarrollo llamado dLab y en su proceso intervino un equipo interdisciplinario compuesto por estudiantes de diversas carreras que fueron guiados por la arquitecta y Máster en Comunicación Integrada, Pía Benoit.

Gracias a un trozo de género que no causa daño a la piel y que envuelve la mano del usuario y a un conjunto de imanes que permiten fijar objetos metálicos con facilidad, ”Oliber” facilita tareas que parecen tan comunes como llevarse un tenedor a la boca, un cepillo de dientes, tomar un lápiz o un teléfono móvil.

Tras presentar su proyecto en la final de Jump Chile 2016, el equipo fue premiado como ganador de Categoría Plata en el International Business Model Competition, recibiendo dinero en efectivo y un viaje a Silicon Valley para seguir desarrollando su producto.

Actualmente ”Oliber” se encuentra certificado por la Fundación Debra, su precio es de 20mil CLP aprox y el equipo de diseñadoras continúa perfeccionándolo. ”Esto es muy importe porque Debra tiene 53 filiales a lo largo del mundo, entonces llegaríamos directamente al mercado extranjero. Podemos externalizar Oliber directamente” – dice Camila Vivallo.