La Junta Vecinal de Villacelama, una población de España ubicada en la provincia de León, encargó a los arquitectos Itziar Quirós y Pablo López Presa el diseño de un pabellón cerrado que conserve las sensaciones de jugar al aire libre. Esto es, disfrutar la luz natural, permitir las vistas y diluir la frontera interior-exterior. A la idea inicial se sumaron dos retos fundamentales: diseñar un volumen que, pese a su gran dimensión, se integre en la escala del entorno rural; y el requisito lograrlo con un presupuesto muy limitado.

La propuesta de Quirós Presa se materializa en un esqueleto visto de cerchas metálicas que resuelve todo: estructura, espacio, fachadas y accesos. Al exterior, un cascarón de chapa ondulada en diagonal parece flotar sobre el zócalo acristalado, limitando el impacto visual del volumen y dejando pasar las vistas. Al interior, la cristalera continua diluye el límite interior-exterior y la cubierta en forma de diente de sierra desvela los grandes lucernarios de policarbonato que bañan de luz natural el espacio, limitan su consumo energético y fortalecen la sensación de un exterior protegido.

El pabellón tuvo un coste final de 275€/m2, acoge eventos desde torneos de balonmano federado hasta el baile de las fiestas patronales, consolidándose como nuevo motor de actividad para los vecinos y vecinas de Villacelama.

Itziar Quirós y Pablo López Presa

planta general

secciones