El proyecto 4 esquinas del arquitecto argentino Pablo Senmartin establecen un ejercicio de reflexión y acción de valor sobre la manzana y la esquina urbana de un barrio situado en la periferia de la ciudad de Córdoba, con problemáticas contemporáneas como inseguridad y expresiones arquitectónicas diversas.

Las 4 esquinas presentan tipologías similares que cambian su relación con el exterior según las orientaciones de cada lote. Se propuso la utilización de materiales tradicionales, dándole en cada esquina un significado diferente. Esquina 1: Diferentes maneras de utilizar el ladrillo común en mampostería y cribados varios. Esquina 2: Mampostería de tabiques de hormigón armado con aislante, ladrillo cerámico revocado y cribados de block de hormigón. Esquina 3: Tabiques de hormigón armado y ladrillones de 20 con cribados de block y Esquina 4: Ladrillos cerámicos aislados con revoque exterior e interior.

contexto

Se establecen relaciones similares entre el lote en esquina, la viviendas y las relaciones de la viviendas entre si y con el tejido urbano existente en los 4 ”ph” (ver esquema superior). Las viviendas no entran en contacto con las medianeras vecinas, esto brinda a los futuros usuarios posibles ampliaciones de la tipología en ese espacio intersticial disponible, tampoco entran en contacto entre si, las 2 viviendas que están en el lote, obteniendo así mejores condiciones de asoleamiento y de privacidad para cada una de ellas.

sistema

Las tipologías son simples, con una área social en planta baja totalmente integrada y flexible , que ofrece a los usuarios diferentes alternativas de ocupación. En planta alta se diseña con la posibilidad de dividir el ambiente según necesidades del usuario en áreas de estudio + descanso.

Se establecen vínculos entre las viviendas a tratarse de 4 esquinas y 8 viviendas de 100m2 de una misma manzana, con tipologías similares pero flexibles. Se prioriza una actitud introvertida de la arquitectura hacia el exterior urbano, donde el vínculo se matiza a través de la tectónica del material, el matiz de los diferentes tipos de cribados y las cocheras pasantes que vinculan los patios con las veredas y la calle.

El interior de la vivienda presenta conexión espacial con los patios como una continuidad, a través de grandes aberturas. Las aberturas se dividen en paños que permitan divisiones interiores según necesidades del usuario. El patio mínimo es protagonista.

Utilizar materiales tradicionales de diferente manera, que permita diversas expresiones y situaciones espaciales es el tema principal de este conjunto. En cada una de las 8 viviendas surgen posibilidades distintas según las orientaciones y vinculaciones con el contexto, la combinación de los materiales de las envolventes, fue a su vez buscando un óptimo rendimiento térmico.

Finalmente, estas viviendas de bajo costo, ($10.000m2) se transformaron en un ejercicio de búsqueda de nuevas expresiones que pongan en valor la esquina barrial con materiales tradicionales utilizados y combinados de manera singular.