”Aros” es el nombre de esta intervención urbana propuesta por el estudio mexicano Palma que corresponde al 1er lugar del concurso ”juguetes urbanos” encargado por el programa Laboratorio para la Ciudad y el Gobierno de la Ciudad de México con el objetivo de desarrollar una especie de patio de recreo temporal en el centro histórico de la ciudad, específicamente en la plaza de Loreto.

La apropiación temporal transformó la icónica fuente de la plaza Loreto en un espacio de juego y riesgos moderados a partir de un sistemas de rampas hechas en madera contrachapada que la envuelven, creando recorridos circulares, con inclinaciones opuestas y cambios de nivel, que en conjunto con la red de escalar y la presencia del agua, invita a los transeúntes a descansar bajo el sol y saltar en el agua.

Las rampas abrazan temporalmente el ícono de la plaza y pueden ser utilizadas con la presencia de agua mientras la fuente está en funcionamiento, lo que provoca un ambiente de intriga y emoción que despierta en los niños diferentes sensaciones; o con la fuente completamente vacía. Esta versatilidad permite que su uso vaya más allá del juego infantil, pudiéndose transformar incluso en un pequeño foro para la comunidad.

Para el diseño de la propuesta, Palma aprovechó al máximo el juego espontáneo que ya existía en la fuente de la plaza Loreto y lo embelleció. Los arquitectos dicen que “evitaron interrumpir el flujo y las actividades cotidianas de las personas en esta plaza. Al usar los elementos preexistentes de la plaza, como los bancos, creamos un entorno seguro y visible donde los niños pueden explorar libremente “.