Hace mucho que las pertenencias personales de perros y gatos, en ambientes domésticos, exceden las correas y platos. Esta vez la empresa china Peek A Boo ha dado un nuevo salto a ofrecer muebles para gatos que también sirven a sus propietarios. Se trata de dos piezas blandas hechas a partir de una estructura triangular que ofrecen en su interior espacio para el gato, mientras que su forma permite sentarse o simplemente apoyar la cabeza para un descanso.

La estructura ventilada mantiene el interior más fresco para el gato, al tiempo que permiten al usuario agregar una pequeña decoración geométrica al exterior para fomentar la interacción con el gato.