Los arquitectos argentinos Mariano Alonso y Ludmila Crippa, fundadores del estudio bonaerense Alonso & Crippa, han reformado y ampliado un antiguo y pequeño edificio de ladrillo ubicado en Buenos Aires para transformarlo en una propiedad horizontal de tres niveles habitables. Nuevas aberturas y una escalera completamente blanca que remata en una azotea con quincho son algunas de las modificaciones hechas al edificio que originalmente tenía sólo dos plantas.

La residencia PH Thames está ubicado en Palermo Viejo, un barrio histórico que está dominado por pequeños edificios de ladrillo que datan de principios del siglo XX y que actualmente pasa por un proceso de transformación, donde convive el uso residencial con un variado y atractivo mix de comercio. En muchos edificios, las tiendas, los restaurantes y las oficinas se han hecho cargo de los espacios a nivel de calle mientras las residencias ocupan pisos superiores o las áreas interiores de grandes bloques urbanos.

“En las últimas décadas, Palermo Viejo ha enfrentado un proceso de gentrificación y una intensa transformación de sus usos, convirtiendo un barrio puramente residencial en un distrito cultural y comercial, manteniendo su baja densidad”, dijieron Mariano Alonso y Ludmila Crippa.

El encargo permitió a Mariano y Ludmila explorar un nuevo tipo de interacción con el entorno construido, uno que, como describen los arquitectos, “se aleja del contacto con la calle y entra en contacto con otro tipo de paisaje dominado por construcciones profundas, techos no habitables, terrazas de servicio, jardines domésticos y la presencia constante del cielo”.

La propiedad construida a inicios del siglo XX había sufrido múltiples transformaciones a lo largo de los años, incluida la adición de un nuevo piso sobre el nivel de suelo. Estas intervenciones dieron como resultado una circulación vertical dislocada, una organización espacial compleja y un patio cubierto que redujo la luz y la ventilación natural. Por esto, en lugar de agrandar la vivienda de un dormitorio, los arquitectos buscaron redefinir las relaciones y maximizar el espacio al aire libre.

Se utilizó una paleta restringida de colores y materiales para mantener la continuidad de las paredes blancas y para reflejar la luz natural. Las ventanas existentes se modificaron y se crearon nuevas, todas con proporciones basadas en la raíz cuadrada de dos. Cada ventana tiene una condición específica, ya sea para enmarcar una vista del exterior, incorporar luz, proporcionar ventilación o crear una conexión interior-exterior.

plantas (baja, alta, azotea)

vista isométrica