Los arquitectos Eloisa Ramos y Moreno Castellano, del estudio Ramos Castellano Architects, han finalizado un complejo hotelero que se integra con el pintoresco paisaje residencial de São Vicente, una de las diez islas de Cabo Verde, en África. ”Terra Lodge Hotel” fue encargado al dúo de arquitectos por un guía de trekking francés que compró una antigua casa colonial y pidió a los arquitectos que desarrollaran un hotel, utilizando la propiedad original como punto de partida.

Utilizando la misma filosofía de implantación de los edificios circundantes, los arquitectos adaptaron las unidades separadas del complejo al terreno existente. Diseñado en respuesta a la trayectoria del sol durante todo el día, cada bloque de habitaciones está orientado a una vista diferente, desde la ciudad hasta la bahía.

El volumen que contiene el comedor para desayunos ha sido colocado para proteger al complejo de los fuertes vientos que soplan desde el desierto del Sahara. Todas las habitaciones del hotel favorecen la ventilación cruzada y crean estrategias de climatización pasiva.

Como la isla tiene falta de materiales y recursos, los arquitectos trataron de simplificar el diseño tanto fuera posible. Así, desde los acabados del piso hasta los muebles son hechos a mano y han sido diseñados por artesanos locales. La madera se ha utilizado para las terrazas contenidas en una cuadrícula espacial que cuelga de las fachadas, mientras que una masilla de cal se ha utilizado para revestir los blancos volúmenes del hotel.

Desde un punto de vista ambiental, los techos cuentan con paneles fotovoltaicos, mientras que el agua se reutiliza para el riego y materiales reciclados de otras construcciones también se han utilizado en todo el diseño. Mientras que los edificios anexos contienen 12 habitaciones más una suite, la casa colonial original ahora contiene las instalaciones de la agencia de turismo del cliente y en su cubierta una terraza donde los huéspedes pueden disfrutar del desayuno y vistas a la bahía.