Haciendo gala de su nombre, ”Rebelde”, el nuevo gabinete del diseñador chileno Alessandro Criscito desafía el canon establecido para el almacenaje de objetos, con puertas o cajones. En este caso, dicho canon es reemplazado por lineas horizontales, formadas por un material elástico, que genera una nueva experiencia funcional.

El Simbolismo es un recurso importante en este obra, en la cual existen dos estados: Cerrado, cuando el gabinete se muestra con una estética intrínsecamente de orden y calma, al igual como la sociedad chilena en un aparente estado de armonía y equilibrio. Abierto, cuando el usuario interactúa con la obra y ésta se activa, ahí el desequilibrio y desorden se hacen evidentes en su puesta en escena, mostrando su interior de color rojo predominante (símbolo de todo acto de rebeldía) y su división en tres espacios, que representan los tres grandes pilares en desequilibrio de un país hambriento de un ”desarrollo real”

”Chile, uno de los países con mayor crecimiento económico de América Latina, es aún uno de los países con mayor índice de desigualdad en la región e incluso a nivel mundial según la OCDE. Su Economía esta dominada principalmente por Oligopolios y un acceso aún excluyente a Salud y Educación. Esto a desatado una ciudadanía que, mediante la rebeldía ante reglas establecidas, exige el pronto equilibrio en ámbitos de ingresos, educación y bienestar, mostrando con ello una gran maduración cívica. La rebeldía, es un comportamiento humano, caracterizado por el desafío a la autoridad o la desobediencia de un orden, tema del cual habla esta obra.” explicó Alessandro Criscito en un comunicado.