En el marco del Salón del Automóvil de Frankfurt 2017, Alemania, el fabricante francés de automóviles, Renault, ha dado a conocer su concepto ”Symbioz”, un automóvil que además de ser auto-conducido y eléctrico se presenta como una extensión doméstica de las casas conectadas del futuro.

El automóvil, que se integra como parte del mobiliario y equipamiento interior, se conecta a la casa de forma inalámbrica como muchos de los electrodomésticos actuales. Externamente, el auto toma sus señales de la arquitectura contemporánea. Cuenta con un marco de acero, ventanas amplias y detalles de carpintería en madera.

Su interior está diseñado para reflejar los detalles y acabados de una sala de estar, con materiales como cobre, mármol, tela y porcelana. Sus cuatro asientos, descritos por Renault como “sillones”, pueden girar para enfrentarse, al igual que lo haría un sillón giratorio.

“El automóvil se convierte en un nuevo espacio doméstico móvil y multifuncional para toda la familia y puede ser utilizado tanto abierto como cerrado, incluso cuando está estacionado. Este auto permite que los pasajeros se sientan como en casa cuando viajan, gracias al diseño interior que se apoya en la idea de maximizar el espacio disponible para los pasajeros, sin quitar nada de la comodidad y la modularidad”. dijo Stéphane Janin, director de diseño de Renault.

“Como diseñadores del Grupo Renault, nuestro trabajo es imaginar qué papel jugarán los automóviles en el futuro e integrarlos en su ecosistema. Por lo tanto, nos propusimos construir parte de este ecosistema -una casa familiar- y dejar que nuestros clientes experimenten esta casa en el salón internacional del automóvil.” – dijo la diseñadora senior, Tina Kentner.

La residencia que sirve como escaparate para el automóvil de Renault tiene una superficie total de aproximadamente 120 metros cuadrados, y fue diseñada exclusivamente con este propósito por el estudio francés Marchi Architectes.

En la casa se incorpora una plataforma elevada y giratoria diseñada a medida, que eleva el coche desde la planta baja a la azotea, para que los usuarios puedan disfrutar de las vistas del entorno. Cuando el ascensor se eleva, crea un espacio adicional en la planta baja.

Además de informarse entre ellos estéticamente, el automóvil y el hogar también son económicamente energéticos. “Los kilovatios-hora se distribuyen a través de una red inteligente compartida por el coche y el hogar en un entorno de inteligencia artificial capaz de anticipar las necesidades de los ocupantes”

“Si no hay planes para un viaje largo en las próximas 48 horas, se dejará un nivel mínimo de carga en la batería del automóvil (es decir, suficiente energía para un viaje corto) para optimizar la distribución de energía en casa. El sistema cargará completamente la batería del coche en un viernes por la noche, reduciendo gradualmente la calefacción intradomiciliaria de la noche a la mañana.” – explicó Renault.

“Ya no podemos pensar en el diseño de autos aislados del ecosistema que nos rodea, ni de la evolución de grandes cambios como el uso de energía eléctrica, las tecnologías de accionamiento conectadas y autónomas que influyen en nuestras vidas”, declaró Laurens van den Acker, vicepresidente senior de Diseño corporativo de Renault.