Frente al parque urbano más popular de Barcelona, el Parc de la Ciutadella, y en una finca clásica con departamentos de techos altos y abovedados, el estudio español Allaround Lab ha reformado una unidad de vivienda excesivamente compartimentada y de perímetro irregular.

planta original

planta intervenida

La intervención consistió en la conservación del perímetro y los elementos estructurales del piso, eliminando toda la tabiquería de relleno y estableciendo un eje de extremo a extremo de la vivienda que dotase de continuidad y unidad a una pieza muy quebrada.

El nuevo eje no es sólo una gestualidad geométrica, divide la vivienda en dos zonas y la jerarquiza entre el área de servicios, dónde se instala el acceso, cocina y baño así como todas las instalaciones de climatización y ventilación, electricidad y ACS (agua caliente sanitaria) y la zona servida en donde quedan las habitaciones, comedor y sala de estar. Apoyados en este eje, se toman decisiones como la diferenciación en la altura de los techos, su materialidad y su proyección sobre el plano del suelo, con distintos acabados (terrazo para las zonas de servicio y húmedas y madera para las zonas nobles).

La mejora en la distribución recintual favoreció el acceso de luz natural que es ahora enfatizada con una cuidada elección de la materialidad y de la paleta cromática de la vivienda, en contraste entre lo antiguo y lo moderno, poniendo en valor la sencillez de la arquitectura tradicional de la Barcelona de principios del siglo XX.