Diseñada y fabricada en Barcelona, Rocsie es una moto eléctrica de madera inspirada en las clásicas Cafe Racers de los años 50. El equipo de Rocsie, que lanzará oficialmente la motocicleta el 20 de febrero a través de Indiegogo, ha diseñado una motocicleta que a primera vista parece una bicicleta, pero lo cierto es que no tiene pedales, sino un motor eléctrico de 2000w con autonomía de hasta 50 kilómetros que se recarga en unas 6 horas, suspensión delantera invertida, frenos de cuatro pistones, neumáticos Dunlop vintage y sillín de cuero ergonómico.

Fomentar la manufactura local; con la capacidad de relocalizar la mano de obra dependiendo de la región con mayor demanda y así poder crear nuevas plazas de empleo y producir con alta calidad sin dejar de lado el cuidado del medio ambiente, de los trabajadores y de las generaciones futuras son los propósitos de este emprendimiento.

La motocicleta eléctrica estará disponible en tres versiones, Rocsie SE (Special Edition), una edición limitada, Rocsie Twilight con sistema de luces y Rocsie Custom que permitirá la personalización del color del cuadro, los neumáticos y otros componentes, además de incluir puerto USB para recargar dispositivos móviles, mando a distancia para controlar el bloqueo de seguridad, sistema de luces y geolocalizador.

El precio de esta motocicleta eléctrica será de 4.500 euros para la versión SE, 6.000 euros la Twilight y podrá aumentar hasta 8.000 euros con el modelo customizado.

El 20 de enero de 2018 iniciará la campaña de crowdfunding en Indiegogo para recaudar fondos y poder seguir con el desarrollo de las Rocsie. Los interesados podrán adquirirla con un 50% de descuento sobre el precio de tiendas.