”La Bicicleta Café”, ”El Perro y la Galleta”, ”La Duquesita Pastelería”, ”Cervezas La Virgen”, todos estos locales tienen algo en común: los rótulos que dan la bienvenida a sus clientes están hechos a mano, recuperando las técnicas tradicionales del pan de oro, el grabado de vidrio o la pintura con esmaltes.

Todos ellos son obra de ”Rotulación a mano” por el empresario artesanal Diego Apesteguía que acaba de ser galardonado en la categoría de Emprendimiento de los Premios Nacionales de Artesanía española, por su introducción de nuevos conceptos en el sector artesano, al crear piezas visuales únicas y artísticas que aportan valor no solo a sus clientes sino también al espacio arquitectónico y visual de las ciudades.

 

Esta cultura visual hace eco en Lovisual y la vuelta a lo artesano y tradicional que se está tomando las calles de las ciudades españolas en sus escaparates y locales más visitados. Un reclamo para el visitante y para el turista que pasee por las calles de Madrid pudiendo disfrutar del arte de esta técnica que está cogiendo fuerza en uno de los barrios más importantes de la ciudad, Malasaña, pero al que no se han resistido otros locales más clásicos como La Máquina, ubicado en pleno Barrio de Salamanca.

La creciente popularidad del ”hecho a mano” no es casual sino que es consecuencia de la cada vez mayor conciencia social y ecológica de nuestros días, algo que ya anticipó el movimiento Arts & Crafts. La artesanía actual supone una respuesta sostenible y bella frente a la cuestionable calidad y la uniformidad estética de la producción en serie, a la vez que promueve una relación honesta entre el trabajo y la vida.

Según Diego Apesteguía: ”Queremos que el ”hecho a mano” vuelva a ser sinónimo de excelencia. Nuestros clientes buscan distinguirse con una imagen cuidada, de estética tradicional y renovada a la vez. De este modo recuperamos rótulos antiguos y fachadas comerciales clásicas con un valor histórico, urbanístico y visual”.

Licenciado en Psicología y especializado en marketing y comunicación, Diego Apesteguía comenzaba su labor pintando en las calles hace años como grafitero. Tras acabar la carrera de Bellas Artes, buscó formación en talleres de veteranos artesanos como David A. Smith (UK), Mike Meyer, Noel Weber (US) o Alfredo Genovese (ARG), y decidió usar su experiencia profesional en su propio beneficio. A través de la marca ”Rotulación a Mano” lleva realizando murales y rotulaciones de manera profesional desde hace 10 años, a la vez que desarrolla una labor de rescate de técnicas de rotulación desaparecidas y de formación y concienciación sobre la estética urbana.