Recorrer la naturaleza con una casa rodante de remolque es una buena alternativa para disfrutar de una aventura con autonomía, pero qué pasa cuando nuestro destino es una laguna, un lago o el mar?. Para resolver la interrogante la startup alemana Sealander ha desarrollado y diseñado un remolque anfibio que es una caravana y un mini yate con motor al mismo tiempo. La innovadora casa rodante permite a los aventureros viajar por tierra y agua, con la ayuda de unas cuantas fijaciones, además de un motor fuera de borda.

El cuerpo del anfibio Sealander está hecho de un plástico resistente reforzado con fibra de vidrio y un doble fondo que mantiene la estructura a flote. Cinco caballos de fuerza ponen en marcha al refugio flotante los cuales también se puede utilizar como fuente de energía para los dispositivos a bordo. Una cubierta textil enrollable permite optimizar el contacto del Sealander con el exterior.

sealander-remolque-anfibio-catalogodiseno (4)

El equipamiento interior combina acero inoxidable, madera y cuero para ofrecer un espacio mínimo, pero sofisticado. Los asientos de comedor pueden transformarse en una amplia cama que acompaña un módulo de lavado, un enfriador y un calentador. Y si esto no fuera suficiente para disfrutar de un glamping en el agua, el anfibio ofrece complementos opcionales como un inodoro, un sistema de audio incorporado y una barbacoa.

sealander-remolque-anfibio-catalogodiseno (5)