Kialatok es una empresa social que ofrece clases de cocina en el mundo a cargo de chefs autodidactas de diferentes culturas y Septembre Architecture fue el estudio francés seleccionado para diseñar su nuevo espacio en el corazón del área cosmopolita de Pajol, en el distrito 18 de París. Para hacerlo se escogió una planta en el piso inferior de un edificio, bien expuesta a la calle.

El cliente quería un espacio flexible que pudiera adaptarse dependiendo del formato de la clase de cocina y del tipo diferente de eventos que organizan. Una parte importante del encargo de los clientes también fue que el diseño debería reflejar la diversidad de las diferentes culturas alimentarias.

”Diseñamos un espacio abierto e inclusivo para todas las diferentes formas de cocinar y compartir la comida, donde los chefs no solo comparten sus conocimientos de cocina, sino también una parte de su historia y cultura.” comentó Septembre Architecture.

El espacio está organizado por una única pared de almacenamiento, donde se exponen objetos para cada cultura culinaria utilizada durante los talleres. Esta pared le da la identidad al espacio al reflejar el universo de la cocina mundial y la diversidad de diferentes culturas alimentarias.

Visible desde la calle a través de grandes ventanales, esta pared abierta refleja el universo de la cocina mundial y cuenta la historia de un espacio de diversidad cultural, no solo a través de la exposición de los diferentes objetos utilizados para cocinar (tipos de utensilios, platos) sino también por las diferentes formas de saborear una comida (alrededor de una mesa, en banquetas bajas, en una alfombra).

Sentados en círculo en el suelo, o de pie junto a la ventana, comiendo con la mano, con palos o una cuchara de porcelana, los artefactos principales que se necesitan para experimentar una cultura culinaria particular, están expuestos en esta pared. Los objetos son, al mismo tiempo, instrumentos pedagógicos, pueden ser fácilmente desmontados y utilizados, y al mismo tiempo expuestos como piezas de arte. El hecho de que todos sean parte de un conjunto unificado muestra una visión de interculturalidad y da lugar a reflexiones sobre las similitudes y las posibles combinaciones entre culturas.

Los materiales seleccionados son sutiles para resaltar los objetos coloridos expuestos en la pared de almacenamiento. Las paredes y los estantes están hechos de madera contrachapada de pino, y los tableros y los caballetes están hechos de Alerce. El concreto crudo de la losa superior y la pared posterior se ha conservado. El piso está ejecutado en resina. Su color gris claro y su superficie pulida reflejan la luz e iluminan el espacio. El acero inoxidable cubre la isla central de la cocina.

planta general