La tecnología médica en forma de sensores domésticos, aplicaciones y monitores apuntan a mejorar nuestros hábitos y nuestra salud, pero para la diseñadora israelí, Shani Langberg, esto en realidad nos aleja de nuestro cuerpo. Según ella, a medida que crecemos confiando en tales componentes electrónicos, perdemos nuestra comprensión innata de nuestras propias necesidades biológicas. Así, en lugar de sentir y escuchar lo que nuestro cuerpo nos dice, leemos gráficos y palabras para enterarnos sobre nuestra condición. Esto realmente puede empeorar las cosas en lugar de mejorarlas: eleva nuestro nivel de frecuencia cardíaca y estrés, porque necesitamos usar nuestras mentes racionales para comprender la tecnología en un momento delicado de salud.

Con ”Body and Mind” (cuerpo y mente), que es el proyecto de graduación del Máster en Diseño Social en la Design Academy Eindhoven, Shani busca una forma de beneficiarse de la tecnología de autosupervisión usable (wearables médicos) al mismo tiempo que vuelve a conectar la relación entre el cuerpo y la mente. El resultado es una camisa especial que contiene un sensor de pulso de corazón óptico incorporado y una correa. Cuando el ritmo cardíaco es demasiado alto, el cinturón se tensa y se libera, guiando al cuerpo para inhalar y exhalar a través de las respiraciones profundas del abdomen. Así, el sistema actúa como un mecanismo de biofeedback intuitivo para cambiar los patrones de respiración, ayudándonos a alcanzar un estado de calma. El objetivo de esta herramienta de entrenamiento es que, con el tiempo, el cuerpo ajustará sus patrones de respiración inconscientemente en ciertas situaciones.

”La tecnología sigue aumentando las expectativas de vida, acelerando las funciones de la sociedad, llevando nuestras limitaciones corporales a los límites máximos posibles para mantener el ritmo. En lugar de estar en contacto con nuestro cuerpo, escuchándolo, estamos leyendo gráficos, números o palabras que indican su condición. Sin embargo, ¿qué pasa si podemos tomar otro enfoque de la tecnología de autocontrol y utilizarla para volver a conectar el cuerpo y la mente?” pregunta Shani Langberg.

”Diseñé una prenda interior que físicamente puede reeducar el cuerpo. El dispositivo está guiando al cuerpo directamente para practicar la respiración abdominal cuando el ritmo cardíaco alcanza el umbral activando el movimiento de la correa. La correa está conectada a una cabeza de motor giratoria que se ajusta y libera la correa alrededor de la parte inferior del vientre. Por eso, el vientre se guía para inhalar y exhalar según la práctica de respiración abdominal.” agregó Shani Langberg.

Este proyecto comenzó con el deseo y pasión de la diseñadora de transformar las emociones humanas negativas en emociones positivas con la ayuda de la tecnología portátil. Este proyecto es un proyecto conjunto con Johannes Luijten, estudiante de TU/Delft, que participó en el programa de Diseño Social de la Design Academy Eindhoven.