Disfrutar de un día de parque junto a los amigos y la familia no suena como una actividad demasiado singular, sin embargo hacerlo al interior de una explanada dura ubicada en medio de una trama urbana medieval, le da un giro a la historia. Esta fue la surrealista escena que propuso el artista urbano SpY para celebrar el aniversario número 400 de la Plaza Mayor de Madrid, en España.

Titulada simplemente ”Césped”, la propuesta para la plaza central de la capital española comprendió la instalación de un paño circular de 70 metros de diámetro en base a alfombras modulares de pasto natural. El manto temporal activó de un modo singular el uso del espacio y cambió la dureza de los adoquines por una superficie acolchada en donde 100.000 personas se sentaron, jugaron y disfrutaron de la plaza como nunca antes. Turistas y lugareños por igual se enfrentaron a una nueva libertad que solo una atmósfera bucólica puede otorgar.

”Césped” busca ofrecer una especie de santuario y exploración para los numerosos habitantes de la ciudad que viven en las serpenteantes calles de Madrid. La textura del pasto fresco es tan propicia para la relajación que se convierte en la forma perfecta de cambiar el estado de ánimo, fomentar el diálogo y permitir a los transeúntes ocupar el piso. Aunque el césped ya se retiro de la Plaza Mayor, SpY ya piensa en trasladar la instalación a París, Nueva York y Moscú.