La serie ”Formworks” de la diseñadora Mieke Meijer y el ingeniero estructural Roy Letterlé -de Studio Mieke Meijer– traslada la estética del encofrado para hormigón visto a una edición limitada de jarrones con referencias arquitectónicas que recrean grandes estructuras como los silos, las torres de enfriamiento y los hornos de carbón.

Para ejecutar cada pieza, una serie de bloques de yeso se ordenan alrededor de tres tableros de madera -lo que evita que se muevan-. Estos bloques de espesores regulares crean el negativo de la pieza final y contienen al concreto vertido. Una vez que el concreto se ha secado, se retiran los bloques de yeso que dibujan las paredes de cada jarrón, tal como lo hace el encofrado de madera.

”Antes del plástico y el metal, la madera era el material para los moldes de concreto. A principios del siglo XX la madera era barata, altamente disponible y podía soportar peso y presión significativa asociada con un proceso de vertido de concreto. La impresión que este proceso dejaba sobre las superficies de hormigón era sólo un subproducto aceptado, pero la técnica retorno en los últimos años principalmente por razones estéticas.” cuenta Mieke Meijer.