Sin duda los caballetes son una de las soluciones para soportes de superficies más eficientes, versátiles, simples y económicas que existen. Consientes de su importancia y en un esfuerzo por optimizar la producción industrial, el taller francés Studio satël ha creado ”Harry”, un caballete que solo requiere dos procesos técnicos en su producción.

Hecho de una chapa de acero de tres milímetros, el objeto simplemente se corta y luego se dobla. Sus ocho pliegues crean tres patas que proporcionan resistencia, estabilidad y durabilidad. El caballete es ligero, fácil de mover y almacenar debido a su forma inteligente.

Debido a la simplicidad del proceso de fabricación y la pequeña cantidad de material utilizado, los costos de producción del caballete son bastante bajos. Sirviendo como patas para una mesa o un escritorio, los soportes pueden tolerar diferentes temperaturas y pueden instalarse tanto en interiores como en exteriores, gracias a una superficie electropintada.