En la costa de Navidad, una comuna ubicada al centro de Chile conocida por sus playas aptas para el surf, los fundadores de la oficina holandesa Studio Selva han instalado un refugio para surfistas llamado Casa Tumán. Se trata de una construcción de 50m2 que contiene cuatro dormitorios más servicios, todos con salida directa e independiente a una gran terraza cubierta que desahoga los interiores y mira al horizonte y el bosque circundante. La organización de recintos evita circulaciones innecesarias y maximiza cada m2 construido.

planta general

Originalmente la casa proyectada por los fundadores de Studio Selva, Alondra Paz Vargas y Johan Selbing, fue pensada para ellos y su familia, sin embargo fue durante el proceso de planificación que se decidieron que la casa también podría ser alquilada a surfistas atraídos por las excelentes playas y olas.

La cocina cuenta con asientos incorporados en ”L” y está situada al lado del baño en el centro de la planta, ambos flanqueados por los dormitorios. Las áreas de almacenamiento para las tablas de surf y el equipo se colocan al frente de la casa, junto con una ducha al aire libre. En la parte trasera se encuentra la gran terraza cubierta.

La casa de campo chilena tradicional informó la disposición y la materialidad de la casa, que ofrece una estructura de poste y viga diseñada para ser simple construir con la mano de obra local.

La ubicación del terreno, a 30 kilómetros del pueblo más cercano, también dictó el uso de materiales localmente disponibles, incluyendo cerramientos de eucalipto que envuelven el exterior. Otros materiales y técnicas de construcción sostenibles utilizados en el proyecto incluyen paredes hechas de fardos de paja y cubiertas con arcilla. Estos materiales ofrecen un excelente aislamiento y son capaces de absorber la humedad que se levanta del Océano Pacífico durante las mañanas de verano, ayudando así a regular naturalmente la temperatura de la casa.