En su nueva colección de alta costura llamada ”Syntopia”, la diseñadora holandesa Iris van Herpen ha creado una serie de vestidos que reproducen plumas y patrones de sonido de las aves en vuelo. El trabajo fue exhibido en una pasarela para la Semana de la Moda de Alta Costura de París, animada por una instalación de iluminación cinética a cargo de Studio Drift. que consistió en tubos de vidrio móviles que también recrean el movimiento de las aves en vuelo.

En 20 pasos” fue la instalación de Studio Drift que acompañó a la colección Syntopia de van Herpen, un tributo a una evolución especulativa que honra el último deseo humano de volar. Las alas onduladas de vidrio delicado representan los pasos constructivos de la mejora continua. Este pájaro de cristal vuela junto con las modelos mientras se mueven sobre la pasarela, su delicada interacción enfatiza la fragilidad de los nuevos mundos que viven y vuelan juntos.

”En 20 pasos”, instalación por Studio Drift

A través de la técnica “dentro de un segundo”, Iris van Herpen y studio Drift mapean el movimiento en una progresión de datos, dejando al espectador solo con la implicación visual del movimiento. van Herpen traduce las líneas cronofotográficas del vuelo de pájaro en miles de capas de organza transparente de dos tonos que se despliegan como un movimiento de lapso de tiempo. Los mini vestidos de corsé ”mimesis” están diseñados a partir de un mapeo de patrones de ondas sonoras de aves, hechos de mylar cortado con láser, algodón negro, organza roja y hojas acrílicas negras transparentes, superponiendo la seda y el acrílico como la arquitectura de una pluma.

“Como ex bailarina, la transformación del movimiento me ha hipnotizado. Para esta colección, observé atentamente los detalles del vuelo de las aves y las intrincadas formas vinculadas a esos vuelos. El trabajo de Lonneke Gordijn y Ralph Nauta (Studio Drift) me inspiró a mirar más de cerca el drapeado de una prenda a través de la cronofotografía. Al ralentizar el tiempo en fracciones de segundo, comencé a romper el tejido habitual de la tela, para luego aplicar capas de milisegundos ligeramente desplazados, como las capas de las plumas de un pájaro.”, contó Iris van Herpen.