El taller de pintura ”Estudio Clifford” a cargo de Bach Architecture implicó la conversión del antiguo garaje de una casa ubicada en San Francisco, Estados Unidos, para transformarse en un espacio de trabajo abierto con un nicho de lectura, una sala de herramientas y terrazas anexas.

Concebido como una caja de luz, el espacio de trabajo diluye las fronteras entre el exterior y el interior gracias a un tragaluz largo que se extiende a través de la mayor parte del edificio mientras la luz se  cuela entre medio de vigas de madera expuestas.

El tragaluz está configurado para crear verticalidad en el espacio compacto, mientras la luz indirecta rebota en la superficie de la pared adyacente. Esto crea un espacio lleno de luz mientras minimiza el brillo de la luz solar en un lienzo o en la pantalla del ordenador. Los paneles blancos de roble articulan la pared occidental de estantes, muebles y una puerta “oculta” a la sala de herramientas.

Las uniones de esta pared de madera se alinean con las tablas de suelo, estableciendo una continuidad visual entre los acabados. El patio está integrado con los nuevos espacios, con un patio inferior que sirve a la oficina, y un patio superior para la casa principal. Los bancos y macetas de hormigón formados por tableros agregan textura y anclan los bordes del patio.

sección longitudinal