El equipo del estudio brasileño Vão Arquitetura ha intervenido una propiedad de planta triangular, utilizada durante los dos últimos años como peluquería, en la tienda de moda Acolá. El espacio original, ubicado en Pinheiros, São Paulo, era húmedo y oscuro, ya que tenía sólo cuatro ventanas en la fachada principal.

El deseo de llevar luz natural al interior de la tienda guió las primeras decisiones de diseño de reemplazar una parte de la estructura de cubierta por un techo de cristal e integrar visualmente los niveles mediante la demolición parcial de la losa superior. Además de iluminar toda la tienda, el nuevo techo prevé el intercambio de ventilación natural que, sumada al patio interior, aporta un gran confort térmico al espacio.

El intervalo dado por el patio en el espacio de doble altura organizó el programa en dos momentos: en el primero, más cercano a la calle, están la tienda (planta baja) y la oficina (entrepiso); en la segunda, en la parte posterior, un núcleo hidráulico que contiene todas las áreas húmedas, y bodega. Es en el patio interior también que los flujos entre los niveles se organizan por la escalera y la pasarela suspendida que cruza el vacío.

En medio de la planta libre de la tienda, un volumen de madera se encuentra estratégicamente posicionado para crear diversos ambientes, como la zona de recepción, los colgadores de ropa y el estar. El hecho de que sea un volumen libre, dilatado de techo y paredes, permite que la circulación entre estos entornos sea fluida e ininterrumpida.

En este volumen se agrupan un stock auxiliar, un expositor y también dos salas de montaje con puertas pivotantes que dividen, integran o amplían el área según la necesidad. En el entresuelo, donde todas las paredes han sido demolidas, la disposición espacial se da también a través de otro volumen, el gran stock que divide las áreas abiertas de las áreas cerradas.

Entre los materiales escogidos predominan la madera y el metal. La decisión de utilizarlos en un estado natural está relacionada con la ropa producida por Acolá, que son en su mayoría tejidos naturales con técnicas artesanales de teñido y estampado.

En la fachada se preservó la estructura de hormigón original y se demolió la mampostería, abriendo una ventana y una entrada entre machones y dos travesaños. Para el uso de este nuevo frente, se ha propuesto un marco de perfiles metálicos en los que la estructura está encerrada dentro de la ventana.

Por encima de ella avanza una marquesina que protege la ventana de la luz solar directa y es el hogar de los que pasan por la calle. Otra bondad urbana también fue prevista por el proyecto: una futura reforma de la acera junto con un banco público y un lugar para el estacionamiento de bicicletas.

planta baja

planta entrepiso

sección longitudinal