En el distrito 3 de la Ciudad de Ho Chi Minh, Vietnam, el estudio local Time Architects ha renovado una antigua vivienda unifamiliar separada en dos volúmenes blancos en altura que han quedado unidos por una llamativa escalera-puente que goza de la interacción con la ciudad. Desde el espacio central de triple altura aparecen una serie de conexiones y elementos más propios del exterior que han quedado tragados en la caja de luz.

El plan para reconstruir esta residencia comenzó hace 10 años, sin embargo, debido a circunstancias inesperadas, la construcción se detuvo. Tal como lo hace la arquitectura vernácular, esta casa vertical utiliza materiales de origen local como el bambú y pantallas de malla.

En un esfuerzo por fortalecer el vínculo familiar, los arquitectos diseñaron una reforma acogedora y abierta para que la abuela de la familia pudiera disfrutar cuidando a sus hijos y nietos. “Para esta casa, la forma no es lo más importante. Los espíritus, los sentimientos y los lazos entre los miembros de la familia que viven dentro son la clave”. dijo Time Architects.