El diseñador australiano Tom Fereday y su coterránea, la ceramista Susan Chen, se han unido para diseñar y producir ”PELO”, una lámpara colgante hecha a partir de un cordón extruido de arcilla que, gracias a un proceso de impresión 3d, tarda sólo dos horas y medias en terminarse.

La lámpara se hace con una impresora de cerámica, desarrollada por Chen durante un maestría dedicada a investigar las posibilidades de la impresión 3d en el campo de la cerámica. La lámpara cuenta con una sombra cónica con diminutos surcos creados en la medida que el cordón de arcilla se enrolla sobre sí mismo. Esta textura se enfatizan cuando se enciende la luz.

Fereday asumió la responsabilidad de diseñar la lámpara, incluyendo modelado, componentes y montaje, y Chen supervisó su desarrollo, asegurándose de que podría ser producida usando la impresión 3D. El dúo probó con una serie de prototipos para entender cómo evitar la sombra de disminución o encogimiento durante la impresión, y para ver el resultado de diferentes materiales como la arcilla y la porcelana.

“Intentamos utilizar nuestra experiencia para crear un producto que fue impulsado por el proceso de impresión 3d y no simplemente creado para crear una forma que de otro modo podría ser demasiado compleja de hacer. Nos sorprendió como la superficie detallada se destaca y se celebra como una expresión honesta del proceso, que sería muy difícil de replicar a través de un proceso tradicional de fabricación de cerámica”. dijo Tom Fereday.