El diseñador chileno y fundador de Trufquén, Raúl Hernández Tralma, ha juntado el oficio del soplado de cristal a boca con la alfarería tradicional en greda para dar forma a una serie de contenedores de líquidos y alimentos que son la consecuencia de una colaboración entre artesanía y diseño.

La investigación, financiada por el Consejo de la Cultura y las Artes de Chile, ha sido posible gracias a la estrecha colaboración de un grupo de artesanos provenientes de la localidad de Pomaire y de la última empresa chilena dedicada al soplado de cristal a boca.

fuente

”Cada uno de estos oficios trabaja, creando piezas únicas e irrepetibles, hechas ciento por ciento a mano, con un proceso productivo innovador y con un equipo de personas extraordinarias. Nos hemos propuesto desarrollar piezas utilitarias y decorativas, que por medio del diseño fusionen oficios, materias primas y saberes, llenas de identidad.” dice Raúl Hernández Tralma.

botellas

Fuentes, botellas, vasos, jarrones y una olla aparecen como el sucedáneo formal y funcional de una fusión plástica entre dos materiales de diversa naturaleza que se complementan con belleza para ofrecer prestaciones vinculadas a la conservación del calor y a la higiene.

vaso

”Estamos convencidos de que el diseño, puede convertirse en un articulador de oficios, que debe proponer en base a la investigación, a la prueba y al error, respetando los tiempos, materias primas y procesos productivos, sin olvidar que los artesanos son los reales portadores del oficio” agregó el fundador de Trufquén.

olla

La serie de contenedores será exhibida, desde el martes 03, como parte de la muestra ”Trufquén Diseño, alfarería y cristal soplado a boca” a desarrollarse al interior del Espacio Nacional de Diseño (END) ubicado en el Centro Cultural Gabriela Mistral. (GAM)

jarrón

Raúl Hernández Tralma