La red de transporte privado, Uber, acaba de revelar su nuevo concepto llamado eVOLT, un vehículo eléctrico de despegue y aterrizaje vertical que se parece a un dron gigante. El diseño de este ”taxi volador” fue presentado en el marco de la conferencia anual, Elevate Summit 2018.

Cuatro rotores apilados levantan el vehículo antes de estibarse durante el aterrizaje y un quinto rotor en la cola ofrece propulsión hacia adelante. Si un rotor falla, los otros continuarán operando para un aterrizaje seguro. El vehículo volará a una altura de 1,000 a 2,000 pies y aterrizará en ”skyports”, plataformas especiales situadas en la parte superior de algunas construcciones.

Uber planea comenzar a operar vuelos de demostración para el año 2020, y dijo que tiene la intención de que el servicio esté listo para las operaciones comerciales bajo demanda para 2023. Además, Uber ya ha firmado un acuerdo de ley espacial con la NASA para crear un nuevo sistema de control de tráfico aéreo para administrar estos híbridos de automóviles de vuelo a baja altura. También han anunciado una asociación con el ejército de los EE. UU. para probar las aeronaves.

Según Uber, los vehículos, que formarán la “primera red de turismo compartido de aviación urbana del mundo”, fueron diseñados con una “mentalidad de piloto”, y son “amigables para los peatones” gracias a sus hélices que dejan un amplio espacio para que los pasajeros suban y bajen sin tener que agacharse.