En su búsqueda por ampliar las soluciones de movilidad y mejorar los desplazamientos en las grandes ciudades, la empresa multinacional de transporte compartido, Uber, ha dado un salto a los sistemas de bicicletas compartidas con la adquisición de Jump Bikes. El nuevo servicio de Uber, que ya se prueba en San Francisco, permitirá a los usuarios contratar bicicletas eléctricas sin estaciones directamente desde la aplicación Uber.

Al tocar la opción “bicicleta” en el menú de la aplicación, los usuarios pueden ver las bicicletas disponibles cercanas y reservar una. Una vez que se completa el viaje, los usuarios pueden bloquear la bicicleta en cualquier rack público en la zona designada que se muestra en el mapa de la aplicación.

“Nuestro objetivo final es el que compartimos con ciudades de todo el mundo: hacer que la vida sea más fácil sin depender de un automóvil personal. Alcanzar ese objetivo en última instancia significa mejorar la vida urbana al reducir la congestión, la contaminación y la necesidad de espacios de estacionamiento. Estamos particularmente entusiasmados con las bicicletas porque pueden proporcionar una conducción cómoda y ecológica incluso en ciudades densas donde el espacio es limitado y las carreteras pueden estar congestionadas. Nuestro plan piloto en San Francisco ha tenido un comienzo muy sólido, con ciclistas que disfrutan de un ambiente conveniente y ecológico.”, dijo Dara Khosrowshahi, CEO de Uber.

Según Uber, se agregarán más modos de transporte a la aplicación en el futuro cercano.