Patch es el nombre del trabajo que UM Project estará presentando en Ventura Future, uno de los eventos de la Milan Design Week 2018 (17-22 de abril). Lo que a primera vista son muebles metálicos en realidad son la base para una microrred doméstica que funciona a través de muebles interconectados que actúan como mini centrales eléctricas de la energía solar que se  distribuye en la casa. Patch es una representación optimista de la tecnología en la intersección de la función y la ficción, del presente y el futuro.

El mobiliario es la red. Las baterías pequeñas están integradas en cada mueble además de un sistema de batería alojado en la caja/banco del panel solar. La energía solar se distribuye en todo el interior en lugar de depender de un sistema de batería central similar a un dispositivo diseñado tradicionalmente para viviendas suburbanas.

Una variedad de funciones son posibles: movimiento, luz, sonido. Las piezas sirven y responden a las necesidades y aportes del usuario de maneras simples y atractivas. Más allá de la electricidad, la red podría ser configurada y utilizada para datos y comunicación.

Los sistemas invisibles y las redes están en todas partes. Patch los hace visibles y tangibles, celebrando las conexiones y la belleza de los circuitos doméstico. Al crear una estética del sistema y sus componentes, Patch imagina una forma alternativa de mirar las casas inteligentes.

Patch es un guiño tanto al patchbay (panel de conexiones) como al patch del jardín. Se refiere a varios valores que a uno le gustaría ver asociados con la tecnología: una sensación de lo local y lo humano, un sentido de conexión e interactividad, y el placer visual de ver partes eclécticas que se unen.

Cada pieza se basa en procesos materiales que destacan su carácter familiar pero inusual. La pieza azul, con puerto de carga y toma de corriente, está hecha de 250 baldosas interconectadas esmaltadas con vidrio, un material utilizado en aplicaciones tan diversas como joyería e industria. La pieza marrón, con iluminación y sonido incorporados, está hecha de un chainmail de 200 tubos fenólicos, un viejo tipo de plástico industrial con un rico color y textura común en la temprana era de las radios de transistores y en los albores de la electrónica.

La pieza roja, que actúa como una gran caja de luz, está hecha de paneles de vidrio impresos que juegan con efectos moiré y patrones. La red de alambre amarilla está hecha de tubos de vidrio entrecruzados de color ámbar y alambres de color dorado que sugieren un colector de sueños y postes de electricidad. La pieza verde, con paneles solares, está hecha de plástico HDPE reciclado y aluminio.

El sistema Patch puede funcionar 24 horas sin sol. Se puede recargar completamente en 8 horas y se puede recargar mientras se usa. Patch sería suficiente para alimentar un pequeño apartamento o micro casa.