En el marco de la Milan Design Week 2018 (17-22 de abril), la oficina internacional UN Studio y la marca suiza de mobiliario modular, USM, se han unido para crear una instalación teatral que explora los límites cambiantes que hay entre el trabajo y la vida doméstica, ahora y en el futuro. Se trata de HomeWork, un stand ubicado en el Salone del Mobile que ha sido nominado a dos Frame Awards por mejor stand de marca y mejor uso de materiales.

El equipo de UN Studio’s Futures recibió el encargo de explorar los cambios que tienen lugar en el mundo del trabajo, comprender cómo afectan estos e identificar oportunidades para el futuro. Como resultado, el stand de USM de este año lleva el diseño de muebles a una escala arquitectónica, creando la mayor pieza de mobiliario modular USM jamás construido: 1,015 paneles, 5,008 bolas, 13,318 tubos y 8,9 toneladas de material se ensamblan para crear un espacio que alberga una variedad de habitaciones temáticas.

”¿Las oficinas seguirán existiendo dentro de 50 años? El trabajo gobierna nuestras vidas hoy más que nunca, y la tecnología permite que el trabajo invada nuestro tiempo libre. Como nómadas digitales somos cada vez más móviles, listos para establecer nuestra oficina donde sea que estemos. Los cafés se asemejan a las salas de estar, los restaurantes se sienten como cocinas caseras y los espacios de trabajo conjunto han reemplazado a la oficina en el hogar.” dice Ben van Berkel de UN Studio.

”En los últimos años, se ha convertido en sabiduría convencional que la automatización, junto con los avances en inteligencia artificial, nos han puesto en el camino hacia un futuro sin empleo. Pero puede no todo sea fatalidad y tristeza. Con la erradicación de los “malos trabajos” podremos centrarnos en encontrar sentido a nuestras vidas laborales. ¿Cómo podemos aprender más en el trabajo? ¿Cómo podemos jugar más?” dice Ren Yee de UN Studio.

El stand de USM marca el comienzo de una exploración a largo plazo para la compañía. El diseño de UN Studio explota los espacios en los que vivimos, utilizando el sistema modular USM como plataforma para soportar un absurdo híbrido de entornos domésticos y de oficina ocultos dentro de cuatro cámaras flotantes: el comedor, el dormitorio, el baño y la oficina en el hogar. Al ser altamente sostenible, las partes individuales del stand pueden reutilizarse para el próximo proyecto después de Milán.

En el stand, una pregunta planteada en cada sala empuja a reflexionar sobre las cualidades humanas que nos diferencian de las máquinas e invita a los visitantes a entrar en un diálogo. ¿Se diseñará el futuro lugar de trabajo en torno a las cualidades en lugar de las profesiones? ¿El trabajo en el futuro tendrá lugar en una oficina? Los comentarios de los visitantes inspirarán una nueva edición de WorkHouse este verano en Berlín, donde se profundizará la idea del post-trabajo y la necesidad de un aprendizaje permanente para que las carreras profesionales sean a prueba del futuro.