En el municipio rural de Victoria Beach, al sur de Canadá, el estudio local Monteyne Architecture diseño esta cálida e íntima cabaña de madera con vistas al lago Winnipeg y a la isla de Elk. Para su diseño, el equipo se inspiró en las principales ventajas que ofrecía el terreno: las vistas al lago, el acceso a la luz natural, la atmósfera que imponían los árboles existentes y otras características del paisaje, y el deseo de equilibrar una disposición de vecindad con la necesidad de privacidad, fueron todos factores en la formación del plan general.

La casa se compone de cuatro espacios distintos que están diseñados para maximizar la interacción con el entorno natural; un núcleo para toda estación que contiene la cocina, la sala, el comedor, el baño y los dormitorios; un porche oculto; una terraza al aire libre, parcialmente cubierta; y finalmente, una casa de huéspedes/taller independiente. La composición de las formas modernas simples da forma a los espacios interiores al tiempo que proporciona un agradable contraste con el entorno frente al lago.

planta general

Los propietarios construyeron la cabaña, en gran medida, con sus propios medios gracias a instrucciones de diseño y carpintería claras que se expresan en el resultado final documentado en su propio blog

”Al principio del proceso, los clientes expresaron su deseo de construir una cabaña que requiriera de mucha mano de obra para ser construida. Usando los dibujos como guía, obtuvieron materiales especializados como el pino rojo para las vigas y el roble blanco para el cielo del techo.” dijo Monteyne Architecture.

Los revestimientos de madera a la intemperie combinados con paneles de cemento, ventanas de madera revestidas de aluminio, un techo de membrana de pendiente baja y zócalos de metal son duraderos y fáciles de mantener incluso con largas ausencias. En el interior, suelos de baldosas, gabinetes de roble hechos a medida, vigas de pino y cielos de roble se combinan para crear un respiro tranquilo frente a la vida en la gran ciudad.