Sin duda un de las grandes conquistas de la arquitectura contemporánea es la continuidad y la fluidez, sin diafragmas, entre exterior e interior. ¿Pero que sucede cuando este atributo permea la relación con los vecinos y todas las ideas sobre vida compartida parecen hacerse carne de golpe? Eso es lo que están descubriendo actualmente los residentes del Conjunto de Viviendas del Barrio los Carolinos en la provincia de Córdoba, Argentina.

Sobre un lote de 5415 metros cuadrados, y en función de las restricciones edilicias para la zona (retiros medianeros y frontales significativos), los arquitectos locales, María Vega y Lucas Asencio diseñaron el conjunto de viviendas Las Carolinas compuesto por 12 casas individuales y un espacio común en donde se ubica una pileta y un área de espacios recreativo y de juegos. Se concibe un proyecto colectivo a partir del acomodamiento de volúmenes puros distribuidos a lo largo del terreno buscando relacionarse directamente con las mejores visuales, en un entorno que parece pertenecer a todos.

El  Lugar presenta una fuerte pendiente topográfica en la parte posterior del terreno, la gran barranca permite tener una gran visual al paisaje, por esa razón las tipologías se van acomodando dentro del terreno con el fin de lograr mejores visuales, orientaciones y que se pueda aprovechar al máximo el espacio verde. La densidad materializada  obliga a que calles internas adopten el rol de patio central  generando un escenario que promueva las relaciones sociales, juego y ocio.

Las viviendas buscan a partir de sus aventanamientos vincularse con el paisaje. La galería adopta un protagonismo importante dentro del diseño, asume el rol de nexo entre el interior del exterior. Cada unidad se compone de una planta baja organizada a partir de una batería central  de servicios que  independiza y organiza las diferentes funciones sociales dentro del proyecto. Interiormente  se intenta generar  espacios interconectados  permitiendo flexibilidad funcional. Las plantas bajas son transparentes, acomodando las funciones públicas directamente con el paisaje La planta alta , de carácter mas privado, se organizan los dormitorios con baño. El dormitorio principal se plantea en Suite y se destaca su relación directa con las visuales.

La volumetría del proyecto se presenta con líneas y volúmenes puros, entrantes y salientes. Se propuso una acotada y honesta paleta de materiales (oxido, hormigón, piedra y revoque buscan generar simplicidad en el lenguaje aquitectonico y bajo mantenimiento a lo largo del tiempo.