La marca de café Wheelys ha trabajado junto a un equipo de la Universidad tecnológica Hefei -en China- y la startup de venta al por menor, Himalafy para desarrollar la Moby Store, una tienda móvil autónoma, sin personal, abierto las 24 horas todos los días del año. La tienda sobre ruedas autoconducida, que parece sacada de una película de ficción, combina el comercio minorista online y offline eliminando cualquier tipo de tecnología visible, ofreciendo las compras más simples de la historia.

Con una cubierta equipada con paneles solares que alimentan un motor eléctrico, el usuario sólo tiene que localizar la tienda Moby más cercana en su aplicación móvil para que la tienda móvil vaya hasta él. Si el sistema de almacenes está funcionando con baja demanda, la tecnología de la nube permite que las tiendas Moby individuales junten e intercambie sus productos sobrantes con algo que necesitan. En los casos de emergencia real, la tienda Moby tiene cuatro drones desplegados en su cubierta, listos para entrar en acción y acudir al llamado de medianoche.

Moby ofrece productos para el consumo inmediato, como leche, almuerzo o medicinas sin receta, todo el día. Sólo hay que entrar en la tienda, tomar lo necsario, y salir. Otras cosas, como computadoras, bombillas, o incluso su pavo de año nuevo, se pueden pedir en la app Moby-Store o en la web y recoger a conveniencia en el Moby más cercano.

Mediante el uso de inteligencia artificial, algunas invenciones patentadas, y la famosa nube, la tienda Moby ofrece la misma gama de productos en Iquigig, Alaska o el centro de Manhattan. Moby-Store no es ciencia ficción. Actualmente se está probando en su versión Beta en Shanghai.