El estudiante chino Xiang Guan se ha graduado del máster de diseño industrial de Central Saint Matins, en Londres, con una colección de muebles que funcionan sólo en contacto con el usuario. La ”colección de objetos simbióticos” está diseñada para estimular a los usuarios a repensar la relación que tienen con los objetos que les rodean. La familia incluye un escritorio y una silla que ocupa el mismo cuerpo del usuario como soporte y una lámpara que sólo se enciende cuando se usa como un sombrero.

Xian Guan enfrentó el proyecto como respuesta a la cultura de consumo y su intención es disuadir a la gente de ver los objetos cotidianos “simplemente como herramientas funcionales desechables”, porque esto significa tendrán menos conciencia al momento de deshacerse de ellos.

“Mi propósito al diseñar estos muebles no fue hacerlos cómodos de usar, sino indicar la interacción entre personas y objetos. Como diseñadores, debemos usar el diseño para dirigir, y decirle a la gente que piense más sobre los objetos diarios, no es llegar y tirarlos porque esa actitud tiene un enorme efecto en mundo que aspira a ser sostenible”. dice Xian Guan.

Cuando no están en uso, cada uno de las tres piezas de esta colección se pueden encajar una con la otra, gracias a la adición de agujeros.