Nook architects vuelve a intervenir una antigua residencia de Barcelona para exprimir todo el potencial expresivo de la construcción original, combinada con una equilibrada dosis de componentes actuales. Se trata esta vez de ''The Duke'', un apartamento de 78 metros cuadrados ubicado en el centro histórico de Barcelona que goza de vistas directas al mar y acceso rápido a una plaza en proceso de reurbanización. Teniendo en consideración estos valores, la decisión del proyecto fue clara; abrir la vivienda a la calle y concentrar las zonas más funcionales en la parte más sombría de ésta. Siguiendo esta premisa, se planteó una nueva distribución que aportara funcionalidad, riqueza de materiales y máximo aprovechamiento de la luz. Leer más