El icónico cocodrilo de Lacoste se ha puesto furioso, pero el motivo es una causa noble. Es que la marca francesa fundada en 1933 por los tenistas René Lacoste y André Gillier ha colaborado con las organizaciones ambientalistas Unión Internacional para la conservación de la naturaleza (UICN) y Salvemos a nuestra especie (SOS) a través de una colección limitada de poleras polos blancas que, en lugar del emblemático logotipo de cocodrilo, muestra 10 especies en peligro de extinción.

El número de poleras producidas para cada serie de animales corresponde a la cantidad de ejemplares vivos que hay por cada una de estas especie en la naturaleza. Estas especies corresponden a el delfín vaquita, la tortuga birmana techada, el lémur deportivo del norte, el rinoceronte javanés, el gibón cao vit, el loro kakapo, el cóndor de California, el saola, el tigre sumatran y la iguana terrestre anegada.

El precio minorista es de 185 dólares americanos y cada compra hace una contribución a la UICN y lucha por la conservación de la naturaleza en todo el mundo.