Una colección sin logo y “sin bordes, entre hombres y mujeres, con jeans, tejidos y capas exteriores disponibles para todas las partes”. Así describe la artista alemana, Anna Blessmann, las primeras prendas utilitarias de una marca de ropa que creó luego de una conversación con el artista británico Peter Saville y el diseñador de moda estadounidense y director creativo de Louis Vuitton, Virgil Abloh.

“En una conversación con Peter y Virgil, expresé mis puntos de vista sobre la cultura de la moda ahora y cómo resistir la interminable persecución a alta velocidad de lo que sigue, sin dejar de reconocer el espíritu de la época. Virgil estaba intrigado por esto y también apreciaba las prendas que había estado haciendo por mí mismo, por lo que sugirió reunirse con New Guards Group, la gente detrás de su marca, Off-White“, contó Anna Blessmann.

La primera colección, compuesta por prendas utilitarias en negro, blanco y azul brillante, son un guiño a las bolsas de plástico que se encuentran en la tienda de la esquina, y fueron diseñadas por Blessman con artistas y creativos.

Llamada ”A Plan Application”, la colección está diseñada para evitar tendencias y, en su lugar, funciona como un armario de trabajo que se puede construir en cada temporada.

“A Plan Application propone un sistema de vestuario: reductivo, combinable, práctico, elegante y fácil de usar. Una paleta de colores de blanco, azul pálido, cian a azul marino y negro. En un espectro de masculino a femenino. Algo para todos los días, de día a noche”. aseguró Anna Blessmann.

Los accesorios incluyen un pañuelo de seda azul llamado Glitch, que fue diseñado por el socio de Blessmann, Peter Saville, quien planea contribuir con una pieza de edición limitada para la colección de cada temporada.

Las piezas clave de la colección inaugural incluyen una adaptación a medida de la clásica sudadera con capucha de gran tamaño y hombros anchos en una cintura delgada; un entero con múltiples bolsillos adaptado de la ropa de un limpiador de ventanas; botas de cuero hasta la rodilla y un vestido con cuello de kimono.

Como una reacción contra la alta frecuencia y rotación de tendencias, Blessmann optó por no utilizar ninguna estrategia de branding, incluidos logotipos externos, patrones o impresiones, y en su lugar optará por presentar cada cápsula en varios tonos de un color, empezando por el azul.

“No veo el sentido de hacer lo que hacen los demás en este momento y también estoy un poco cansada de la ironía y la cita. Solo quería hacer, y tener para mí, ropa de aspecto contemporáneo bien hecha que ahora se puede llevar puesta e idealmente aún se verá bien en una década más. Algo que no está ”de moda” y por lo tanto no está inmediatamente ”pasada de moda”.

La colección, que llegará a las tiendas de Estados Unidos en julio de 2018, es producida por New Guards Group, la casa detrás de la marca Off-White de Virgil Abloh.