Para mejorar las cualidades acústicas en la cafetería Basler & Hofmann, en Esslingen, Suiza, se han diseñado y construido computacionalmente tres paredes acústicas con un área total de 90 metros cuadrados. Las paredes están compuestas por 8500 bloques de madera de abeto idénticos. Para mejorar la inteligibilidad del habla, cada bloque de madera tiene una posición y orientación únicas basadas en los principios del Difusor Schroeder.

Debido al corte asimétrico de la parte frontal de los bloques, las diferentes orientaciones de los bloques crean patrones de sombra personalizados en la pared, que cambian dinámicamente a lo largo del día. Los huecos variables entre los bloques en el enlace mejoran la absorción acústica y funcionan como conductos de aire para el sistema de ventilación integrado detrás de las paredes.

Gramazio Kohler Research y el Laboratorio de Sistemas Robóticos de ETH Zurich han desarrollado una tecnología de colocación de objetos aumentados, que proporciona una guía visual para que el constructor coloque los bloques de acuerdo con un diseño específico.

Los carpinteros están equipados con una unidad de controlador de cámara personalizada, mientras que la retroalimentación se proporciona a través de un monitor. El sistema reconoce y rastrea objetos y proporciona comentarios sobre las desviaciones entre la estructura construida y el diseño virtual.