El arquitecto español Adrián Elizalde ha finalizado la ampliación de este ático en el Eixample de Barcelona. La vivienda de 50 metros cuadrados dispone de una zona de estar muy pequeña y la ampliación pretende ganar espacio a la terraza. Debido a las grandes ventanas la luz inunda el apartamento de iluminación natural, estando más cerca del cielo que de la tierra.

La ”Casa Nivel” se presenta como una secuencia de espacios continuos que incluyen salón, comedor, cocina y terraza, cada uno con diferentes alturas que se adaptan a los distintos
usos en un espacio completamente abierto.

”Aprovechamos el nivel más alto para coincidir con la altura de la terraza, y se adentra en la vivienda para crear una transición suave entre el interior y el exterior.” comenta Adrián Elizalde.

El suelo de hormigón se sitúa en los espacios más sufridos y gracias a la inercia térmica aporta calor en invierno y frescor en verano. Por otro lado, el suelo de roble aporta calidez a la vivienda, el cambio brusco de materialidad perceptivamente genera un claro límite que ayuda a distinguir dos espacios totalmente diferentes a la vez que conectados. Por último, se pinta todo de blanco para dotar de unidad.

planta original

planta intervenida