Aerones es una startup letona que se dedica a desarrollar drones de gran formato para tareas de carga pesada. Se trata de vehículos aéreos no tripulados que pueden elevar hasta 100kg gracias a un sistema compuesto por 28 cuadricópeteros motorizados controlados a distancia. Si bien una de las primeras aplicaciones que motivó el desarrollo de estos enormes drones fue la limpieza de turbinas de viento, su robusto y eficiente mecanismo podría señalar el futuro de los métodos de rescate de personas.

Los drones que también pueden ser usados para combatir incendios e incluso para facilitar tareas deportivas, operan con una correa que evita que se desvíen, al mismo tiempo que suministran potencia a los 28 motores de a bordo. Una vez liberados, los drones pueden transportar una carga útil por alrededor de 12 minutos.

Aerones actualmente está probando el sistema en ubicaciones privadas y en países sin problemas regulatorios. El plan de la compañía es ofrecer, en principio, sus servicios de limpieza en lugar de vender el producto directamente al consumidor, lo que le permite continuar desarrollando el hardware y el software del dron para optimizar su eficiencia en tareas de rescate.