En pleno desierto de Sharjah, en los Emiratos Árabes Unidos, Anarchitect ha convertido un par de edificios de piedra en el ”Al Faya Lodge”, un hotel y spa con piscina de agua salada. El par de edificios de piedra, originalmente construidos hace medio siglo, que una vez albergaban una cafetería y una tienda de comestibles, se han adaptado para convertirse en un hotel boutique de cinco habitaciones.

Anarchitect utilizó el llamativo color óxido del acero desgastado para resaltar las intervenciones en los antiguos edificios de piedra. Este metal de color también se eligió para hacer eco de los ricos depósitos de mineral de hierro en el área, que está cerca de uno de los primeros pozos petroleros construidos en los Emiratos Árabes Unidos.

“Las condiciones del desierto presentan un calor extremo en verano con una exposición al sol intensa y prolongada, por lo que es importante tener en cuenta estos factores al momento de diseñar la forma y la masa del edificio”, explicó Jonathan Ashmore, fundador y director de Anarchitect.

El hormigón y la piedra de origen local se utilizaron para construir las nuevas estructuras del complejo hotelero. Las terrazas se elevan sobre el nivel de la arena, con techos y mamparas que brindan sombra desde el cálido sol del desierto.

El hormigón pulido, el granito y el travertino se usaron para la durabilidad, mientras que la madera dura y el revestimiento enlucido se eligieron como materiales que resistirían de manera atractiva en el clima extremo.

“La selección de materiales adecuados y robustos va de la mano. Los sitios del desierto están expuestos a todos los elementos y no solo a la luz del sol. Los elementos también incluyen lluvia torrencial, tormentas de arena y bajas temperaturas por la noche”. agregó Jonathan Ashmore.

Cada habitación en el ”Al Faya Lodge” tiene su propio tragaluz y la suite principal tiene su propia terraza privada. El hotel está diseñado para ser reservado en su totalidad para que los huéspedes puedan disfrutar del spa y la piscina en privado. El hotel también cuenta con un área de recepción, un comedor y una terraza al aire libre con pozo de fuego.