San Donà di Piave es una ciudad y comuna del área metropolitana de Venecia, Véneto, en el norte de Italia. Acá, al interior del cementerio municipal, el arquitecto español Alberto Campo Baeza ha completado una tumba poco común, un cubo de hormigón armado visto que es descrito por el arquitecto como ”la última casa”.

Se trata del proyecto ”El cielo en la Tierra”, una caja llena de sombra por dentro, atravesada por la luz, como el instrumento musical es atravesado por el aire. En el centro, flotando en la sombra, un pequeño cubo de mármol blanco que contiene las cenizas del difunto, tocado por los rayos del sol que van penetrando al ritmo del movimiento de la luz del sol, y que concede a al espacio una atmósfera divina.

”El cielo en la tierra”. Así he escrito más de una vez acerca de mi intención al hacer todas y cada una de las casas que he construido. Un trozo de cielo en la tierra. Esta es una casa, la última casa, la última morada. Con mucha más razón deberá ser un trozo de cielo en la tierra.” comenta el arquitecto Alberto Campo Baeza.

Para permitir la luz dentro de la caja de concreto de 9 metros cuadrados, el equipo de diseño introduce seis aberturas orientadas estratégicamente, perforando cada cara del cubo. La abertura a través del techo está orientada hacia el sol, interrumpiendo la sombra y penetrando el volumen a lo largo de la diagonal del cubo. En la fachada principal más cercana a la ruta de acceso, se abre una puerta de hormigón que, cuando está cerrada, mantiene la integridad de la superficie coplanar. La abertura adyacente mantiene una vista consistente hacia el cubo blanco flotante hacia el interior.

La urna cineraria flotante hecha con el mármol blanco se fabrica como una pieza única. Se sustrae un vacío del bloque que permite el almacenamiento de cenizas. Cuatro cables de acero casi imperceptibles, se colocan en pares hacia afuera desde la urna hacia las esquinas internas del cubo para sostenerlo. Las aberturas, que se dejan sin ningún tipo de cierre, dejan el espacio parcialmente sin acondicionar y permiten viento, lluvia, nieve, estrellas e incluso pájaros.