Concebida como una casa para el ocio, la vida social y la contemplación, esta casa de Alvano y Riquelme Arquitectos está ubicada en un lugar privilegiado de Casablanca, un valle vitivinícola ubicado en la zona central de Chile. En una colina, en una situación de punto de vista sobre los viñedos, el paisaje en torno a la ”Casa 14” se inunda con vistas y actúa como telón de fondo para las diferentes actividades.

La casa fue diseñada como un pequeño refugio rodeado de terrazas y aleros, reinterpretando la tradición del corredor perimetral de la casa de campo chilena. Así, los recintos, terrazas, piscina y zona de barbacoa quedan protegidos por una extensa galería de columnas de madera.

Una de las premisas al imaginar los posibles usos de la casa era “más terrazas que interiores”. Se pensó en espacios interiores que fueran justos, pero que naturalmente extienden su sentido del espacio a las terrazas, los espacios terminan donde los aleros y su galería terminan de dibujarlo.

En un entorno natural salvaje, la casa resuelve todo en un solo gesto que nace con la fundación de un zócalo de hormigón que eleva y sostiene la construcción de madera.

Como una pieza construida autónoma de su entorno. La forma de ”Casa 14” explora, a través de la galería perimetral y las diferentes pendientes en sus techos, una plasticidad que se separa de lo natural, una geometría controlada en una colina. Sin recrear la condición de pendiente, sin pendientes, un soporte para disfrutar de la vista.

planta general