Luego de finalizar una discreta, pero efectiva intervención para una lavandería en el municipio portugués de Ansião, el arquitecto Bruno Dias ha completado un nuevo proyecto en esa localidad. Se trata de la clínica veterinaria ”Animalvet”, un equipamiento para mascotas que reúne un área de recepción de clientes, consultorios médicos, áreas de tratamiento de animales y espacio de almacenamiento.

La división del espacio preexistente, que hasta antes de la intervención era una planta completamente abierta, no solo proporciona al espacio la funcionalidad deseada, sino que también transmite la sensación de comodidad y servicio de calidad a las propias mascotas, a sus dueños y a los empleados.

Como esta es un área con proporciones relativamente suficientes, pero sin suficiente luz natural, la intervención toma en cuenta estas dos características al desarrollar el proyecto. Para aprovechar al máximo el espacio y la luz natural existente, se optó por dividir el espacio con una estructura de madera, hecha de unidades cuadradas, algunas opacas y otras en vidrio, que al tiempo que divide los diferentes espacios, también permite que la luz natural ilumine puntos específicos, actuando como un elemento permeable y no completamente opaco.

El proyecto incluye un área de espera, un mostrador de recepción, un inodoro, un consultorio médico, una sala de rayos X, una sala de cirugía previa y una sala de cirugía. Sin embargo, este espacio adquiere carácter principalmente a través de los materiales y colores utilizados: la madera, como elemento principal, combinada con colores brillantes y oscuros, lo que le crea una sensación de profundidad y ritmo.

planta general